Talonario
18.12.2012

BP. Garaje Bordeaux.

Ese sábado se despertó con ganas de gastar. Buscó el viejo talonario del banco y se lo guardó en el bolsillo. En el salón, su hija pequeña veía unos dibujos animados, más dormida que despierta. Se sentó junto a ella y le dijo,  “ cada noche, al acostarte, me pides que te haga mimos. Yo te hago,  pero siempre te quedas con ganas de más.”  Sacó el talonario y escribió en un cheque,  “ Pagaré al portador una hora de caricias por todo el cuerpo.” Ella sonrió y le dijo, “creo que me lo voy a gastar ahora mismo .”

Ese fue el primer talón del día. Después pasó por el mercado, hizo unas compras y  fue a visitar a su madre. “ En mis cuarenta y dos años de vida me has hecho la comida, aproximadamente, 18.000 veces ” le dijo, mientras firmaba un talón. “ Hoy cocino yo ”. La madre leyó en voz alta,  “ páguese al portador una ensalada de cigalitas salteadas, bocaditos de merluza rebozada y un helado de higos con chocolate caliente”.

Después de comer quedo en el café con un amigo al que debía, desde hace tiempo, una explicación. Necesitó todo el reverso de un cheque para escribirla. Se lo entregó  y se abrazaron.

Ya en casa, después de cenar, firmó un talón a su hija mayor canjeable por un cuento con osos, piratas y tesoros hundidos. Después,  se sentó junto a su mujer.  Ella le dijo,   “ me he encontrado este talón con caricias en el pijama de la niña. ¿aún tiene fondos?”

“Claro, ¿quieres hacerlo efectivo ahora?”  Ella se rió:  “Mejor lo guardo para mañana. Hoy también me apetece gastar a mí.”  Cogió el bolso, abrió su talonario y, mirándole con descaro, le extendió un cheque en blanco.

 

 

Publicado en El diario vasco el sábado 4 de agosto de 2007.

Foto.- BP, Garaje. Bordeaux

 

 

 

8 comentarios:

  1. Juanjo dice:

    Me ha encantado Guille. Yo siempre he sido cursi, pero cada vez lo soy más. Las experiencias latinoamericanas, donde usan mucho estos talones, me ha reavivado el interés por extenderlos y usarlos a diario. Un fuerte abrazo.

    • guille dice:

      Hay una versión de talonario más picante que se ha popularizado en las ” jugueterías para adultos “. Son cheques intercambiables por fantasías sexuales que estimulan, supongo, la falta de imaginación, la rutina y otros bromuros cotidianos. Me alegro de saber que hay más cursis por ahí, que en este mundo de “machos alfa” uno, a veces, se siente cohibido.

  2. andrea dice:

    Qué bonito Guille. Me voy a casa con ganas de repartir cheques a diestro y siniestro. Qué le voy a hacer, ya sabes que me va lo cursi ;-)

  3. Javier dice:

    compré talonarios en su día

  4. MIKEL dice:

    Como se nos puede olvidar lo mucho que queremos a nuestra gente, verdad?
    Nos cuesta mucho decirlo, pero de vez en cuando, con palabras o gestos hay que decir te quiero, o te necesito… o que bien estoy contigo… Además creo que haciéndolo te va mejor en todo…
    Creo que el que se ha puesto cursi ahora soy yo, no? :)

    • guille dice:

      Claro, nos educan para no expresar nuestras emociones.
      Luego lo haces y te llaman cursi.
      Totalmente de acuerdo con lo de expresar las cosas buenas y no ser sólo una máquina de hacer reproches.
      me apunto para hacer algo parecido en el contexto del trabajo.

¿Quieres comentar algo?

Rellena estos datos y envía tu comentario:

(*)

(*) (no será publicado)

* campos obligatorios