Provisional
14.11.2013

 

Brick Lane.

Nada hay tan definitivo como lo provisional. El parche, el remiendo, el galipó en el bache. La cuerda con nudo en la que, hace tiempo, abdicó la cadena del water. Los tablones que cubren la boca de alcantarilla, la valla metálica que tapa el boquete en la barandilla. Las bombillas viudas colgando del techo.

Las tiritas, que sólo sirven para poner tiritas.

La cinta aislante es la mayor contribución científica  a la provisionalidad. Sustituye con honradez a clavos, tornillos y pegamentos. Sella el corte de la tapicería, devuelve la vida al intermitente rajado y nunca falta en el bolsillo de un MacGyver o un ladrón que ame su trabajo. Todo aguanta con un par de vueltas de cinta aislante.  No sé porque la cinta aislante se llama así si nadie la usa apara aislar.

Supongo que será porque es un nombre provisional.

Repudiamos lo provisional. Asociamos lo temporal con la chapuza, el apaño o la ocurrencia. Crecemos persiguiendo una sensación de estabilidad y veneramos palabras como fijo, definitivo, sólido o firme.

Torpe intento de domar el caos con la esperanza de que así viviremos más seguros.  De que, si está todo organizado, si no hay huecos en la agenda, nunca conseguirá cita la indeseada.

Sin embargo, la vida cobra más valor cuando, por fin, admites que todo es provisional. El amor, los amigos, la belleza,  el trabajo, la salud, los ahorros, el bienestar, los bosques, la tierra.

Y nuestra existencia, claro, que tiene la fea costumbre de terminarse sin avisar.

 

Publicado el Domingo 13 de Noviembre de 2011.

Foto.- Brick Lane. Londres.

5 comentarios:

  1. zior dice:

    ya…lo de para toda la vida no mola…vivamos el presente.

  2. Nacho Sainz dice:

    Guille, no tienes la tentación de escribir una columna sobre el curioso fenómeno social/deportivo de la Behobia-San Sebastián ??
    Esos «héroes por un día» que aún llegando en más de dos horas a la meta, se sienten fantásticamente famosos y adorados por la multitud ?
    Saludos,
    Nacho Sainz

  3. MIKEL dice:

    Y admitiendo esto, además, vas mucho más ligero por la vida…

¿Quieres comentar algo?

Rellena estos datos y envía tu comentario:

(*)

(*) (no será publicado)

* campos obligatorios