Se vende
20.11.2012

 

 * Nota aclaratoria.

Hoy, este artículo parece de otro siglo o de otro país.

Lo escribí en el feliz 2007 cuando los pisos se vendían tan fácil como se concedían hipotecas. Podría haberlo retocado y comenzar con  “Cada vez es más difícil vender un piso…” He preferido dejarlo tal cual, como recuerdo de una época que tardará en repetirse.

 

Cada vez es más difícil encontrar un piso. Como ayuda, he preparado este pequeño diccionario que permite entender el significado real de los  términos y reclamos más utilizados en los anuncios clasificados.

Estudio en planta baja: Antiguo trastero comunitario.

Ático independiente: Cobertizo de uralita en la azotea.

Coqueto: Enano.

Diáfano: que da a patio ciego.

Luminoso : que da a patio manzana.

Loft :  Sin permiso de habitabilidad.

Duplex original:  Sobretecho de pino en el salón.

Ático caprichoso: Buhardilla sin claraboyas.

Ideal para jóvenes: Sexto sin ascensor.

Ideal para estudiantes: Cueva, zulo.

Vistas despejadas: Frente a solar en ruinas.

Entorno tranquilo: Junto al cementerio.

Céntrico: Botellón.

Estupenda ampliación: Hueco excavado ilegalmente en el monte. Requiere deshumidificador las 24 horas.

Cocina equipada: Camping Gas.

Amueblado a capricho: Mesa, tresillo y sillones de mimbre.

Reformado por arquitecto: Estructura dañada, aluminosis.

Estilo moderno: Metacrilato y Pladur.

De diseño: Mucho ikea.

De revista: Mucho bricolaje.

Minimalista: En pelotas.

Impecabilísimo: Recien pintado.

Impecable: Limpio.

Buen estado: Tiene humedades.

Necesita reforma: Las paredes están apuntaladas.

Muchas posibilidades: Para derribar y volver a construir.

Urge vender: Inminente derrama millonaria en la comunidad.

500.000 euros negociables: Hace tres años lo compre por 90.000.

A finales de los 80, un anuncio de Fallon McElligot Rice, en defensa de la publicidad, mostraba una página de anuncios por palabras de un diario.  Sobre la foto, el titular decía algo parecido a esto. “ Todos criticamos los anuncios. Hasta que llega un día en que necesitamos vender algo”.

 

Publicado el Sábado 12 de Mayo de 2007 en El Diario Vasco.

Foto. Rue de la Putterie y caminante. Bruselas, Julio de 2011

 

2 comentarios:

  1. susana dice:

    Jeje, ser un buen publicitario te ayuda a ver o a vislumbrar lo que hay detrás de cada palabra en este tipo de anuncios ;-) seguro que fue útil para los que no lo son.
    Habría que analizar cómo son ahora las palabras de esos anuncios… o quizás en esta situación ya no merezca la pena.

    • guille dice:

      Yo creo que, ahora, más que anuncios hay promociones.
      Regalos por visitar las urbanizaciones, por comprar…
      Malos tiempos para la lírica.
      Incluso para la lírica publicitaria.

¿Quieres comentar algo?

Rellena estos datos y envía tu comentario:

(*)

(*) (no será publicado)

* campos obligatorios