La Próxima Vez
14.12.2015

 

Encender y apagar

La próxima vez no me lo pierdo. Cuenta conmigo, me apunto al viaje, la película, un paseo, una cena, una charla. La próxima vez que se presente una oportunidad no la desperdiciaré. No pierdo el tren, me embarco, me echo al monte o me tiro a la piscina.

La próxima vez que pase por delante llamo a la puerta y pido disculpas, cuento la verdad, le agradezco aquello, me desnudo por dentro. La próxima vez le daré un abrazo, le pediré un beso, un porqué. Le diré que yo tampoco quería, que yo también quiero.

La próxima vez me atrevo, lo intento. Levantaré la mano, daré un paso al frente. La próxima vez no me callo. Corto, zanjo, protesto, exijo. Me despido del trabajo, me voy sin despedirme. Le canto las cuarenta, le pongo en cuarentena. Me quedo contigo, resistiré sin ti. La próxima vez no me vuelve a pasar, prometido.

¡ Qué sorpresa, Cuánto tiempo ! ¿ Un café rápido? Ahora no puedo. Tenemos que estar… ¡ Pon una fecha! La próxima vez que nos veamos quedamos un rato. A mi cuenta, sin falta. ¿ Tienes mi número? Sí, yo te llamo.

La próxima vez lo haré mejor. No estropearé ese momento. No malgastaré ni un minuto de fiesta. No hablaré de eso, pensaré dos veces, contaré hasta diez. Prestaré atención. Me lo tomaré en serio. Traeré bañador. Traeré una sonrisa. Tendré paciencia y seré más comprensivo, simpático, cuidadoso, discreto, tolerante. La próxima vez que viva no repetiré los mismos errores.

La próxima vez digo no. O digo sí. Quién sabe. Quizá, la próxima vez.

 

 

 

Publicado en El Diario Vasco, el Domingo 13 de Diciembre de 2015.

Foto.- Encender y apagar. San Sebastián, 2015.

 

¿Quieres comentar algo?

Rellena estos datos y envía tu comentario:

(*)

(*) (no será publicado)

* campos obligatorios