Feo
08.07.2014

 

Cambio de imagen

Es feo que muchos eurodiputados disfruten de un fondo de pensiones gestionado por una SICAV. Es feo que dos tercios de las aportaciones procedan de dinero público. Es, aún más feo, que algunos defiendan públicamente su conducta.

Es feo que haya 800 cargos públicos y políticos imputados en casos de corrupción. Más feo es que 100 de ellos fueran en listas en las últimas Elecciones Municipales. Es feo ver tanto exministro en empresas a las que han beneficiado durante su gestión.

Es feo que los directivos que han arruinado muchas Cajas de Ahorro salgan indemnes e indemnizados. Es feo que, al día siguiente, tengan silla y dietas en otro Consejo de Administración.

Es feo que las entidades financieras se enriquezcan vendiendo productos engañosos, abusando de la confianza e ignorancia de sus clientes. Es feo que haya un desahucio cada 15 minutos . Es muy feo que la ley sea tan ineficaz para perseguir lo primero y tan eficiente ejecutando lo segundo.

Es feo que el fútbol español deba a hacienda 700 millones de euros mientras cientos de PYMES están en proceso de embargo. Es feo que, mientras tanto, la publicidad de Hacienda ponga el acento del fraude en contribuyentes, comerciantes, y autónomos.

Son feos el IVA cultural y la salud privatizada. Es feo ver colas en los comedores sociales, cartones-manta en los cajeros automáticos y jirones de ropa enganchados en La Verja.

Es feo el nepotismo, las prebendas, la prevaricación. Es feo el todo vale. Es fea la falta de disimulo y de pudor. Es fea la arrogancia, la prepotencia, la impunidad que exhiben algunos en sus declaraciones.

Es curioso. Se ha perdido la decencia pero vivimos más obsesionados que nunca por nuestra imagen. Hagamos que esa imagen no consista sólo en salvar las apariencias. Que no sea  cosmética ni maquillaje . Adoptemos la belleza como modelo de conducta. Recuperemos el vínculo entre moral y modales, entre  fondo y  formas. Entre dignidad y elegancia.

Que nos repugne la indecencia, que nos asquee la falta de vergüenza, que nos espante el fraude, la estafa y el engaño.

Que esta falta de ética nos resulte, cuando menos, antiestética.

 

 

Publicado en El Diario Vasco el Domingo 6 de Julio de 2014. ( Versión ampliada )

Foto.- Cambio de imagen. Chinatown, San Francisco. 2008.

3 comentarios:

  1. iñaki dice:

    Oye, y para más «inri» he leído un subtítulo en una TV «roja»que la Sicav de Luxemburgo, tributa al ¡¡¡ 0,10% !!! Y luego nos quejábamos de que aquí in Spain las Sicav tributaban al 1%.O sea que no estamos tan mal ¿verdad?

  2. mireia dice:

    Es feo que ya no importe nada a nadie…….

Responder a guille:

Rellena estos datos y envía tu comentario:

(*)

(*) (no será publicado)

* campos obligatorios