Escuchar
27.10.2012

Llegaba tarde a la reunión y el ascensor no funcionaba. Subí las escaleras de dos en dos, recordando cuando aún podía hacerlo de tres en tres. En el segundo rellano  me topé con una anciana a la que se le había caído el bolso y una muleta. Me agaché y recogí una cajita de pastillas Balda y una funda vieja con gafas de hombre. Ella sonrió agradecida. La cogí del brazo y le dije, “ no se preocupe. Yo la ayudo a subir “. No sabía lo que decía. Aquella mujer consumida no pesaba mucho más de 40 kilos pero casi no podía arrastrarla. Cada escalón parecía una montaña. Comenzó a quejarse mientras, con el brazo, intentaba zafarse de mí.

“ No tenga miedo señora, quizá he sido un poco brusco“. Me coloqué detrás y probé a auparla, escalón a escalón, mientras repasaba la reunión que me esperaba arriba. La cosa no mejoró. La anciana no se sostenía sobre sus rodillas y lloriqueaba improperios.

“ No se ponga nerviosa, tengo una idea “. Me aseguré de que no venía nadie, deposité la muleta en el suelo, la cogí en brazos y, superando la vergüenza, la subí a pulso. Ella no paraba de gritar,

” ¡Bájeme !, ¡ Quiero bajar !” Aceleré el ritmo y llegué al final de la escalera, la dejé junto a la barandilla y bajé corriendo a por la muleta mientras ella seguía gritándome.

“ ¿ Lo ve ?, ha costado pero, al final,ha subido”, dije, contento por mi buena obra, mientras le entregaba la muleta.

Ella la arrancó de mis manos y dijo malhumorada, “Si quiere ayudar comience por escuchar. Yo,  lo que quería era bajar.”

Publicado en El Diario Vasco el 10 de Abril de 2010.
Foto. Calle Easo, San Sebastián.

4 comentarios:

  1. zior dice:

    la foto se sale guille!! la describo en dos palabras: impre sionante.

  2. susana dice:

    Gracias por la lección con humor.
    Porque, me reconozco en el ejecutivo apresurado.
    Soy una «máquina» -así me llaman- acelerada que debería pararse más a escuchar.
    ¡Tomo nota!
    Abrazos

    • guille dice:

      Sí, yo también soy de esos.
      Y, además de acelerado, tengo la dichosa manía de ayudar sin preguntar al otro si quiere ser ayudado.

Responder a guille:

Rellena estos datos y envía tu comentario:

(*)

(*) (no será publicado)

* campos obligatorios