Encontrar
24.11.2013

 

Limpiando la brocha en la pared después de pintar una barca

Encontrar una razón para empezar. Encontrar una razón para seguir. Encontrar  motivos para cambiar, cortar, creer, avanzar, luchar, vivir, mejorar. Encontrar la fuerza para levantarse y volver, una vez más, a comenzar. Encontrar una razón objetiva, íntima, absurda, idealista. Encontrar una razón, no importa cuál.

Marcar en el mapa la montaña, la meta, el desafío, el límite a superar. Encontrar la energía, el trampolín, la inspiración. Encontrar la motivación que quedó extraviada en el fondo de algún cajón. Encontrar el interruptor que pone en marcha el motor.

Cambiar la rutina. Pasear la cabeza. Apagar las noticias. Subir el volumen de la música. Saltar de la cama. Respirar hondo. Apretar los cordones, los dientes, los puños. Engañar a la pereza. Burlar a la resignación. Encontrar el estado de ánimo, el deseo, la ambición. Encontrar un porqué o un ¿ por qué no ?

La  hoja en blanco. La bici sin cadena. La guitarra a la que le faltan unas cuantas notas. Un lienzo. Una protesta. Un sueño, un viaje, una llamada pendiente. Eso que te arrepentirás de no haber hecho cuando hagas recuento de lo que no hiciste y ya no estés a tiempo de hacerlo. Sólo se trata de encontrar una razón.

Dejar de, volver a, aprender, enseñar, cuidar a, enfrentarme a, cooperar, hacer, deshacer, compartir con, reír, descubrir, sentir,  arreglar, demostrar, demostrarme. Estar vivo y no conformarme sólo con vivir.

Sí, sólo se trata de encontrar una razón.

Y si no la encuentro, seguir buscando.

 

Publicado en El Diario Vasco el domingo 24 de noviembre de 2013.

Foto.- Limpiando la brocha en la pared después de pintar una barca. Getaria.

4 comentarios:

  1. susana dice:

    Esta vez sólo una aclaración:
    «Muere lentamente» no es del poeta chileno. La Fundación Neruda ya se ocupó de desmentirlo varias veces, cuando corrió por internet como Xtma interactivo (creo que en 2009) y también cuando un político italiano lo utilizó en un discurso en el senado.
    Dicho esto, casi podríamos enlazar con la columna anterior «Virtual».
    Porque no es la primera vez que en ese mundo de conocimiento virtual de internet, se atribuyen textos a escritores famosos no siendo ellos sus autores.
    La última de éstas «literaturas para todos» me llegó por «guachap», la famosa «Marioneta» que se atribuye a García Márquez, como despedida del mundo cuando le dijeron que tenía cáncer. Él mismo dijo entonces que lo que le iba a matar era que todo el mundo pensara que aquel escrito -tan cursi según él- era suyo.
    Y lo peor de todo es que la gente hace a veces tan mal uso de internet y las redes sociales -y vuelvo a la columna anterior «virtual»- que este poema circula en múltiples versiones similares pero diferentes desde hace cuatro años. Probablemente por lo que apuntaba Guille, porque es muy fácil hacer circular «cosas chulis» entre las amistades, y qué más da (ironía, por supuesto) si son de éste o aquel, si son ciertas o no, si son correctas o incorrectas, si acreditan o desprestigian a alguien… da igual, el caso es liarla en internet, y acabar creyéndonos todos todo lo que ahí encontramos, ¿no?
    En fin, acaba de salir a relucir mi parte más crítica -lo siento- y también la más anacrónica -lo sé-.
    Aún y todo, agradezco a Ibón que haya compartido en este blog ese bonito escrito, aunque en origen no fuera exactamente así.
    Por cierto, el poema es de una brasileña llamada Martha Medeiros y lo publicó en una columna del periódico con el que colaboraba el 1 de noviembre del 2000, por aquello de ser el día de los difuntos allí también.
    Un abrazo.

    • guille dice:

      Bueno, internet también sirve para hablar de estos temas.

      Me ha venido a la memoria el Poema Instantes atribuido falsamente a Borges.
      En ese texto Borges hace una lista de todo lo que haría, y cambiaría de su vida, si volviera a nacer.
      La autora es una estadounidense, Nadine stair, que lo publicó en 1978.

      Ivan Almeida, del «J. L. Borges Center for Studies & Documentation» (Dinamarca), señala que la inmensa mayoría de las consultas que recibe su Centro Borges se refieren a este poema y comenta el enojo de muchos lectores cuando se les insinúa que dicho texto no ha sido redactado por el escritor argentino.

      recientemente está circulando otro texto titulado » Por qué todavía no me compré un DVD » y atribuido a Eduardo galeano a pesar de que él lo ha desmentido repetidas veces.

      ¡ saludos !

  2. Ibon dice:

    Kaixo .me suele enviar ziortza morales todos tus comentarios y me siento muy identificado con la mayor parte de tus articulos.Este último me recuerda a esta poesia de Pablo neruda.Si tienes tiempo leela. os encuentro un gran parecido en estos articulos a Pablo Neruda y a ti.
    Muchas gracias por enviarme estas pequeñas rafagas de aire fresco.

    Muere lentamente
    (Pablo Neruda)

    Muere lentamente quien se trasforma en esclavo del
    hábito, repitiendo todos los días los mismo
    trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga
    vestir un color nuevo y no le habla q quien no conoce.

    Muere lentamente quien evita una pasión, quien
    Prefiere el negro sobre el blanco y los puntos sobre las
    “íes” a un remolino de emociones, justamente las que
    rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los
    bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.

    Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está
    infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por
    lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se
    permite por lo menos una vez en la vida, huir de los
    consejos sensatos.

    Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien
    no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo.

    Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien
    no se deja ayudar.

    Muere lentamente quien pasa sus días quejándose de
    su mala suerte o de la lluvia incesante.

    Muere lentamente, quien abandona un proyecto antes de
    iniciarlo, no preguntando de un asunto que desconoce o
    no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.

    Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando
    siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor
    que el simple hecho de respirar.

    Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos
    una espléndida felicidad.

    • guille dice:

      precioso poema, Ibon.

      ¡ Vaya comparaciones !

      Lo cuelgo para que puedan desfrutarlo todos y te incluyo en la lista de correo para que te lleguen las novedades de este blog absolutamente innecesario.

      ¡ Saludos !

Responder a Ibon:

Rellena estos datos y envía tu comentario:

(*)

(*) (no será publicado)

* campos obligatorios